Archipiélago Gulag III (Tiempo de Memoria) por Alexandr Solzhenitsyn

Archipiélago Gulag III (Tiempo de Memoria) por Alexandr Solzhenitsyn

Titulo del libro: Archipiélago Gulag III (Tiempo de Memoria)

Autor: Alexandr Solzhenitsyn

Número de páginas: 744 páginas

Fecha de lanzamiento: October 6, 2015

ISBN: 8490661820

Editor: Tusquets Editores S.A.

Alexandr Solzhenitsyn con Archipiélago Gulag III (Tiempo de Memoria)

Archipiélago Gulag III (Tiempo de Memoria) por Alexandr Solzhenitsyn fue vendido por EUR 25,00 cada copia. El libro publicado por Tusquets Editores S.A.. Contiene 744 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

Tusquets Editores culmina con este tercer volumen la publicación de Archipiélago Gulag, la monumental obra que Alexandr Solzhenitsyn redactó, en la más absoluta clandestinidad y en circunstancias miserables, entre 1958 y 1967, a partir de sus propias vivencias y de los testimonios de sus compañeros de prisión. Su valiente y estremecedora descripción de lo que constituye el sistema penitenciario soviético y del terror ejercido contra millones de seres humanos ha convertido Archipiélago Gulag en una de las obras imprescindibles del siglo xx. Presentamos ahora la traducción completa de la edición rusa, revisada y aumentada, que, en 1980, Solzhenitsyn fijó como definitiva.
En las tres partes que componen este volumen («El presidio», «El confinamiento» y «Stalin ya no está»), el autor aborda los últimos años de la dictadura de Stalin y de sus sucesores, y explica cómo ?un cuarto de siglo después de que la Revolución lo aboliera? se restableció el presidio ruso, y con él los Campos Especiales reservados para los presos políticos. Solzhenitsyn describe las evasiones, las huelgas, las revueltas heroicas que tuvieron lugar en campos soviéticos de la posguerra; el confinamiento en ellos, la otra forma de exilio, fue el método empleado por el régimen para deshacerse de los indeseables. «Los dirigentes pasan», decían, «el Archipiélago perdura.»